Estudio revela perfiles y necesidades en salud mental de niños y adolescentes vulnerables

6 de Junio, 2014

Investigadoras identificaron vulnerabilidades muy heterogéneas y una oferta pública de salud que no responde de forma adecuada a las problemáticas. |

Los niños, niñas y adolescentes (NNA) en situación de calle y víctimas de explotación sexual comercial y sus necesidades en salud mental fueron el foco de dos estudios que se presentaron en el seminario “Acceso y derecho a salud para niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad”, organizado por el Centro de Políticas Públicas UC con el apoyo de la Fundación San Carlos de Maipo.

Ambas investigaciones se realizaron en el marco del Observatorio Metropolitano de niños, niñas y adolescentes en situación de calle y del Observatorio Metropolitano de niños, niñas y adolescentes víctimas de explotación sexual comercial, donde participan la Fundación San Carlos de Maipo, SENAME, Ministerio de Desarrollo Social, ONG ACHNU, Fundación Don Bosco, Fundación Hogar de Cristo, ONG Raíces, ONG Social Creativa, ONG Opción, SERPAJ y el Centro de Políticas Públicas UC.

El director del Centro de Políticas Públicas UC, Ignacio Irarrázaval, destacó esta reflexión conjunta de actores públicos, la sociedad civil y la academia en torno a los niños y adolescentes en situación de calle y víctimas de explotación sexual comercial, pues se necesita una “mayor comprensión del fenómeno para lograr avanzar en políticas públicas”. Por su parte, el gerente general de la Fundación San Carlos de Maipo, Marcelo Sánchez, destacó el trabajo de los Observatorios Metropolitanos como una “instancia de articulación de una mirada comprensiva”.

Paola Langer y María Jesús Sánchez, investigadoras del Área Social del Centro de Políticas Públicas UC, expusieron de forma conjunta los resultados de los dos estudios en su presentación “Aspectos que facilitan y obstaculizan el acceso a servicios de salud mental de niños, niñas y adolescentes en alta vulnerabilidad”, en los que hicieron un análisis cuantitativo y cualitativo de NNA víctimas de explotación sexual comercial y NNA en situación de calle, participantes de programas de los Observatorios Metropolitanos.

A modo de contexto, Langer señaló que a nivel mundial un 12% de la población infanto-juvenil sufriría de desórdenes psiquiátricos y un 20% de quienes requieren atención la reciben efectivamente. En el caso de Chile, comentó que “se estima que un tercio de la población infanto-juvenil sufriría de algún tipo de trastorno psiquiátrico”.

Respecto a los niños y adolescentes en situación de calle, hallaron que este fenómeno es mayormente masculino (64%), se concentra en el rango de 14 a 17 años (59%) y un 59% de la muestra no tiene antecedentes de salud mental diagnosticados por un especialista.

En la investigación se midieron 12 factores de vulnerabilidad, apenas un 1% de la muestra no presenta ninguno y 42% presenta más de siete factores: los que más se repiten son la negligencia de la familia (84%) y el desfase escolar (79%), cuya prevalencia aumenta a medida que aumenta la edad –la cifra alcanza un 97% en mayores de 18 años–. El consumo de alcohol y de drogas en toda la muestra está presente en un 41% y un 58%, respectivamente, y también aumenta con la edad.

“No existe un solo perfil de vulnerabilidad, sino al menos cuatro perfiles distintos”, explicó Langer. El perfil en el que se concentra la mayoría de los niños y adolescentes evaluados (43%) se caracteriza por el desfase escolar, consumo problemático de drogas en la familia, violencia intrafamiliar y maltrato psicológico, en este grupo un 45% son mujeres y el promedio de edad es de 14 años.

Aunque el colegio es un actor clave en el diagnóstico, gestión y derivación de casos, la importancia de su rol se reduce frente a la baja escolarización de los niños y adolescentes. Mientras que los profesionales de la salud y los educadores cumplen un rol importante convenciendo a las familias de la necesidad de atención.

En cuanto a la oferta de servicios de salud mental, las investigadoras encontraron que “hay más niños, niñas y adolescentes que requieren de salud mental que aquellos que están siendo atendidos”.

 “La focalización del perfil de las prestaciones públicas de salud mental, no se condice con el perfil de estos niños y adolescentes en situación de calle y víctimas de explotación sexual comercial”, explicó María Jesús Sánchez. Esto porque hay una serie de condiciones para poder acceder a la oferta pública que los niños no cumplen, como estar inscritos en el sistema de salud, cuando un 57% de los NNA en situación de calle no están asociados a un consultorio; o el requisito de estar acompañados por un adulto siendo que un 89% de NNA en situación de calle y un 80% de NNA víctimas de explotación sexual comercial no cuenta con un adulto protector.

Las investigadoras enfatizaron que existe una necesidad de atención en salud mental que es transversal a todos los niños y adolescentes, y que es clave enfocarse en la prevención.

Alfredo Pemjean, director del Departamento de Salud Mental del Ministerio de Salud, compartió el diagnóstico de los estudios y destacó que identificar estos factores de vulnerabilidad y agruparlos en perfiles para analizar “constituye una aproximación interesante y valiosa”.

La académica de la Facultad de Medicina UC, Paula Bedregal, señaló que ambos estudios muestran “la punta del iceberg”, pues habría un problema más profundo de vulneración de derechos en toda la población infanto-juvenil.

Por su parte, el coordinador técnico del Observatorio de Niñez y Adolescencia, Arturo Latorre, felicitó por la iniciativa y dijo que había puntos que llamaban la atención, como el hecho de que en niños y adolescentes en situación de calle el consumo de drogas es mayor que el consumo de alcohol.

Puede revisar la presentación y el audio del seminario aquí.

@cppublicasuc

Suscríbete

Si quieres recibir información de nuestras publicaciones y actividades, ingresa tus datos:

Email

Nombre completo

Institución y procedencia

Trabaja con nosotros Envíanos tus datos