Académicos desarrollan propuesta para combatir la colusión

28 de diciembre, 2016

Las multas, las indemnizaciones y la delación compensada son algunos de los mecanismos que analizaron los profesores Umut Aydin del Instituto de Ciencia Política y Nicolás Figueroa del Instituto de Economía en la investigación que desarrollaron en el Concurso de Políticas Públicas UC. |

Las farmacias, la industria avícola, el papel tissue y ahora también los pañales son algunos de los casos de colusión más graves que se han descubierto en Chile en la última década. Los carteles causan graves daños económicos a los consumidores, limitan la competencia entre empresas y generan daños al crecimiento económico, por esto los profesores Umut Aydin del Instituto de Ciencia Política y Nicolás Figueroa del Instituto de Economía realizaron la investigación “Carteles: propuestas para un combate efectivo de la colusión”.

Los académicos establecieron que en el país hubo pocos casos de investigaciones de carteles y colusión, y que las multas han sido bajas, especialmente antes de la reforma que en 2009 se hizo a la Ley de Defensa de la Libre Competencia que prohíbe la colusión. En total, la Fiscalía ha investigado 29 casos de colusión: 17 entre 2003 y 2009 y 12 casos entre 2010 y 2015.

El tema central de nuestro proyecto en este contexto es cómo desarmar los carteles existentes y disuadir la creación de nuevos carteles”, explicó Umut Aydin en el seminario en el que se presentó la propuesta desarrollada en el marco del Concurso de Políticas Públicas del Centro de Políticas Públicas UC.

Los tres ejes que identificaron en la literatura y que buscan mejorar con sus propuestas para contar con un sistema efectivo de combate a la colusión son “una alta probabilidad de detección; disuasión con sanciones severas; y predictibilidad o transparencia del sistema”.

Una de las propuestas de los académicos es privilegiar la multa basada en las ventas, por la simpleza de cálculo y la predictibilidad para las empresas. “Creemos que el rol disuasivo debe estar puesto en las multas y no en las indemnizaciones que tienen un afán compensatorio”, expuso Nicolás Figueroa. El problema es que la ley no señala cómo se van a calcular las compensaciones y estimar daños es difícil.

Otra dificultad es establecer a quiénes se debe compensar, ¿al consumidor final, al consumidor intermedio o al consumidor directo? Además, se debe establecer cómo determinar la  elegibilidad de esas personas para recibir la compensación. La sugerencia de los académicos es que el fallo final del tribunal incluya el monto de las indemnizaciones, las categorías que van a poder ser compensadas y los requisitos de elegibilidad.

Figueroa también se refirió a la Fiscalía Nacional Económica, pues no sólo se debe utilizar la delación compensada, ya que en los carteles más estables “la tentación a delatar es más baja, van a estar muy tranquilos”. En la arista penal, destacó como uno de los mayores desafíos la coordinación entre la Fiscalía y el Ministerio Público para llevar a cabo la investigación.

Relevó también el rol de la academia a la hora de utilizar las investigaciones existentes y la experiencia internacional, y planteó que entre el Tribunal de la Libre Competencia y la Corte Suprema se pueden “generar programas comunes, generar seminarios, generar espacios comunes de trabajo”.

“Es importante que haya lazos con otros órganos del Estado –Sernac, Chile Compra– y la sociedad en su conjunto, para que haya programas de advocacy, para que haya un trabajo conjunto para seguir convenciendo a la sociedad que esto es un trabajo importante, que los carteles son algo que va a ser recurrente”, finalizó Figueroa.

Luego de la presentación se realizó un panel de comentarios en el que participó Javier Tapia, ministro titular del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia, quien compartió con los académicos que falta un mayor análisis sobre las indemnizaciones y relevó que faltó discutir “cuál es el rol que van a tener los privados para combatir los carteles”.

También comentó la propuesta Eugenio Rivera, investigador del Programa Económico de la Fundación Chile 21. Al igual que los académicos señaló que la proliferación de la delación compensada, podría transformarla “más que en un instrumento para combatir la colusión en un elemento para eludir las responsabilidades”.

La investigación será publicada próximamente como parte del libro Propuestas para Chile. Revisa la presentación y fotografías del seminario aquí.

Suscríbete si quieres recibir información de nuestras publicaciones y actividades, ingresa tus datos:

Revisa nuestros canales