Académicos UC abordan la necesidad de una política integral para controlar a los perros vagos

8 de enero, 2014

La propuesta, parte de la Serie Temas de la Agenda Pública, fue comentada por Carlos Pavletic, Jefe de la Oficina de Zoonosis del Ministerio de Salud, y por Fernanda Solari, coordinadora general de la Fundación Stuka. |

“En Chile se estima que existe un perro por cada 3 personas, aunque la relación ideal es uno cada 10 personas”, señaló Katia Abarca, académica de la Facultad de Medicina UC al comenzar su presentación del trabajo “Hacia una política y legislación para el control de poblaciones de cánidos y calidad de vida de las personas: un enfoque multidisciplinario”, el que realizó junto con Cristian Bonacic, académico de la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal.

El documento, que se enmarca en la Serie Temas de la Agenda Pública, aborda los problemas que implica la “sobrepoblación canina, lo que tiene impacto en la salud humana, por las mordeduras, accidentes de tránsito e infecciones transmitidas por perros”, explicó Abarca.

En promedio, siete personas mueren al año en Chile por estas causas, una cifra más alta que cuando existía en el país la rabia. Un caso que tuvo gran atención mediática fue el del joven de Quilpué diagnosticado con esta enfermedad hace algunos meses, Abarca comentó que “hay una preocupación entre los médicos de que reaparezca la rabia”.

Cristian Bonacic fue enfático al señalar “el impacto masivo y creciente que tienen los perros vagos en las especies de fauna nativa”, pues para sobrevivir se convierten en depredadores de animales silvestres y del ganado, lo que los constituye en una amenaza para la biodiversidad.

Respecto al proyecto de tenencia responsable de mascotas y animales de compañía, Bonacic criticó que sólo exige tenencia responsable de “animales potencialmente peligrosos” y que no contempla un sistema de registro único nacional, ni zonas rurales y áreas protegidas. Otra falencia del proyecto es que “los actores sociales involucrados no están coordinados”. Bonacic destacó que a la mesa de discusión asistieran representantes del Ministerio de Salud, municipios, Indap, Colegio Médico Veterinario y ONGs de protección animal.

La propuesta de tratamiento de Bonacic y Abarca para perros vagos en ambientes urbanos plantea el retiro de los animales, su encierro en un canil municipal, si tienen dueño se les notifica y cobra una multa; sino se les realiza una evaluación clínica y conductual, si el perro aprueba se envía a un centro de rescate o se da en adopción, y si reprueba se opta por la eutanasia.

“Eutanasia no es lo mismo que matanza de animales. Es un acto humanitario en el caso que corresponde”, explicó Bonacic. Y finalizó diciendo que con gradualidad, educación y control se podrá llegar a una política integral multisectorial.

El doctor Carlos Pavletic, jefe de la Oficina de Zoonosis y Vectores del Ministerio de Salud, estuvo de acuerdo con los problemas de la ley planteados en la presentación. “Coincido con el doctor Bonacic, es una señal equívoca dejar los perros en la calle, generan una percepción en la gente de que no hay problema en dejarlos”.

Fernanda Solari, coordinadora general de la Fundación Stuka, también coincidió con los académicos en la importancia de contar con un registro de identificación único nacional, y destacó la necesidad de promover la educación de la tenencia responsable y del bienestar animal.

Este trabajo se publicará como parte de la Serie Temas de la Agenda Pública en los próximos meses.

Puede revisar las presentaciones aquí.

Suscríbete si quieres recibir información de nuestras publicaciones y actividades, ingresa tus datos:

Revisa nuestros canales