Apunte Legislativo sobre Ingreso Ético Familiar fue presentado al Ministerio de Desarrollo Social

30 de enero, 2012

En el documento, un equipo de académicos UC analizó los avances del Ingreso Ético Familiar y lo que falta mejorar. |

El Centro de Políticas Públicas, en su permanente esfuerzo por vincular al mundo académico con los desafíos del país, presentó el último Apunte Legislativo al Ministerio de Desarrollo Social, en una reunión liderada porPedro Pubill, secretario ejecutivo del Sistema de Protección Social y Andrés Hernando, jefe de la División de Estudios.

Ignacio Irarrázaval, director del Centro de Políticas Públicas UC, presentó el documento, Ingreso Ético Familiar: reflexiones en torno a la nueva política social para la población en situación de extrema pobreza. Se trata de un análisis del proyecto de ley que crea el Ingreso Ético Familiar (boletín 7992-06) y fue redactado por el Centro en el marco del Observatorio de Iniciativas Legislativas.

El Observatorio convoca a académicos para analizar en forma multidisciplinaria proyectos de ley en discusión legislativa para aportar durante su tramitación y entregar propuestas a las autoridades del Ejecutivo y el Legislativo directamente relacionadas.

El trabajo sobre ingreso ético fue redactado a partir de talleres de discusión en los que participaron los académicos Jimena López de Lérida, de la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal; Luis Maldonado y Soledad Ortúzar, ambos del Instituto de Sociología; Teresita Matus, de la Escuela de Trabajo Social; Arístides Torche, del Instituto de Economía; Ignacio Irarrázaval y Paula Margotta, coordinadora del Programa Social del Centro de Políticas Públicas.

Los expertos consideran positivo el proyecto de ley, pues representa mejoras al Chile Solidario, “manteniendo el enfoque multicarencial y recogiendo varias de las críticas y problemas de implementación que han surgido en una década de existencia de este programa”, según afirma el documento.

Entre los elementos que destacan como novedosos está la creación de un Programa de Acompañamiento Sociolaboral y el subsidio al empleo femenino, “como un incentivo adicional que se considera particularmente positivo en cuanto apunta a superar una de las principales causas de la pobreza, la falta de empleo”.

Sin embargo, los académicos aseguran que “el programa no avanza lo suficiente en profundizar lo que se considera debiese ser la principal línea de orientación de la política social: la mayor participación laboral de los sectores más pobres”. La conclusión es que la línea asistencial es necesaria, pero como un complemento a estas políticas.

Además, se recomienda “permitir cierto grado de diferenciación en la intervención reconociendo la heterogeneidad de las familias beneficiarias” y no introducir incentivos inadecuados, como podría ser el bono por excelencia académica de los hijos.

Suscríbete si quieres recibir información de nuestras publicaciones y actividades, ingresa tus datos:

Revisa nuestros canales