¿Cómo son los adultos mayores que trabajan en Chile?

18 de noviembre, 2016

Estudio del Concurso de Políticas Públicas UC entrega completo diagnóstico sobre quiénes son y en qué condiciones se encuentran los adultos mayores en situación laboral activa y realiza aportes desde la perspectiva de la salud. |

En Chile hay casi 800 mil personas que trabajan pasada la edad legal de jubilar según el estudio “Envejecimiento y trabajo en Chile: aportes desde la salud laboral”. La tasa de empleo de las personas entre 65 y 69 en Chile ha crecido aceleradamente en los últimos años: hoy alcanza el 38,4% y es una de las más elevadas de la OCDE. Los académicos de la UC Alejandra Vives y Francisca González de la Facultad de Medicina, y Agustín Molina y Nora Gray de la Escuela de Psicología quisieron conocer las condiciones de empleo, trabajo y salud de los adultos mayores que trabajan hoy en Chile.

El número creciente de adultos mayores que trabaja lo hace, en general, porque no tienen jubilación o la que tienen no les alcanza para cubrir sus gastos. Según los datos de la Tercera encuesta nacional de calidad de vida en la vejez (2013) el 64,5% de los mayores de 60 años declara que trabaja por necesidad económica, 17,1% porque le agrada su trabajo, 14,7% por mantenerse activo y 2,6% para no quedarse en la casa todo el día.

En el análisis de los académicos, basado en la Nueva Encuesta Nacional de Empleo y en la Encuesta Nacional de Condiciones de Empleo, Trabajo y Salud, encontraron que la principal actividad económica de hombres y mujeres son los servicios comunales sociales. En el caso de los hombres también hay “un número creciente que trabaja en agricultura”, señaló Vives.

Hay una proporción creciente de personas que trabajan por cuenta propia”, explicó y relevó que el problema de este tipo de empleo es que no otorga estabilidad financiera. Entre los 50 y los 70 años aumenta el número de trabajadores asalariados –tanto hombres como mujeres– sin contrato escrito, sin derecho a vacaciones y sin derecho a días pagados por enfermedad.

Respecto a la carga de trabajo, ninguno de los grupos etarios –entre los 60 y 75 años– trabaja menos de 30 horas a la semana y que la mayoría estaría disponible para trabajar más horas. Sin embargo, presentan un deterioro de la salud progresivo y se observa un aumento del consumo de fármacos. Además, los trabajadores mayores dicen que “la falta de apoyo social tiende a aumentar entre compañeros y superiores entre los 60 y 64 años”.

Los académicos plantean que “la salida de las personas del mercado del trabajo comienza antes de la edad legal de jubilación”, pues ya a los 55 años las probabilidades de encontrar un trabajo son muy bajas, por lo que no les parece pertinente retrasar la edad de jubilación. En el estudio, desarrollado en el Concurso de Políticas Públicas del Centro de Políticas Públicas UC, proponen una serie de indicadores para monitorear las condiciones de empleo, trabajo y salud de la población trabajadora que envejece. “Debemos considerar que la mala salud es una barrera al trabajo, especialmente en las personas mayores y en las mujeres”, afirmó Alejandra Vives y añadió: “Hay que poner énfasis en promover la sostenibilidad del trabajo”.

La voz de los expertos

“Si tienes vulnerabilidad durante tu vida, se va a reflejar en la vejez”, aseguró Andras Uthoff,  miembro del Consejo Consultivo Previsional del Ministerio del Trabajo y Previsión Social, quien comentó el estudio. Fue enfático al señalar que “cuando llegas a la vejez y determinas que los beneficios de la tasa de reemplazo es del orden del 30%, no es una opción, sino que una necesidad trabajar”.

Por su parte, Ernesto Evans, director ejecutivo de la Asociación de Mutuales, explicó que al revisar el estudio se dieron cuenta que no tienen segmentación etaria en sus datos. “No tenemos cómo saber cuántos adultos mayores y en qué condiciones están trabajando”, comentó.

Para el jefe de la División de Políticas Sociales del Ministerio de Desarrollo Social, Luis Díaz, se debe revisar cómo se pueden mantener en el mercado del trabajo los adultos mayores y que se debe monitorear su comportamiento para evaluar las políticas que se deben implementar. Además, destacó que se necesita “una mirada integral y no medidas aisladas”.

El estudio “Envejecimiento y trabajo en Chile: aportes desde la salud laboral” se publicará como parte del libro Propuestas para Chile 2016 del Centro de Políticas Públicas UC.

Revisa la presentación del estudio y fotografías del seminario aquí.

Suscríbete si quieres recibir información de nuestras publicaciones y actividades, ingresa tus datos:

Revisa nuestros canales