Expertos afirman que no existe una medición que capture todas las dimensiones de la calidad educativa

23 de julio, 2014

Ante más de 300 personas se desarrolló el seminario “Educación de calidad: ¿Cómo la estamos midiendo?” con el objetivo de aportar al actual debate desde la evidencia académica y generar espacios de discusión que pongan el foco en las propuestas en materia educativa. |

Ante más de 300 personas se desarrolló el seminario “Educación de calidad: ¿Cómo la estamos midiendo?” con el objetivo de aportar al actual debate desde la evidencia académica y generar espacios de discusión que pongan el foco en las propuestas en materia educativa.

Este fue el tercer seminario del ciclo “Educación de calidad: ¿Qué camino seguir?”, y contó con el apoyo del diario El Mercurio, el Centro de Medición MIDE UC y el Centro de Estudios de Políticas y Prácticas en Educación (CEPPE).

Jorge Manzi, académico de la Escuela de Psicología y director de MIDE UC, presentó “Medición y mejoramiento educativo: el difícil equilibrio entre responsabilización y apoyo”. En su exposición explicó que el Simce representa cerca del 73% del índice de calidad educativa y destacó que “el sistema de aseguramiento de la calidad considera ambas dimensiones, pero no las equilibra. Hay claramente un mayor foco en la responsabilización que en el apoyo”.

Luego, Lorena Meckes, coordinadora académica de CEPPE, destacó en su presentación que es esencial que la información de las evaluaciones sea utilizada para retroalimentar el desempeño, la enseñanza y la gestión pedagógica. “Hay que usar la función formativa de la evaluación para poder mejorar”, señaló.

Meckes se refirió también a la situación en nuestro país: “En Chile,  tenemos un avance. No nos restringimos totalmente al SIMCE. Se ha incorporado la clasificación de escuelas, pero no se considera la evaluación de docentes y directivos”.

El panel de discusión lo integraron ambos expositores junto a Beatrice Ávalos, investigadora del Centro de Investigación Avanzada en Educación de la Universidad de Chile (CIAE), y Bárbara Eyzaguirre, asesora del directorio de la Fundación Astoreca.

Los expertos coincidieron en que no existe un tipo de medición que logre capturar todas las dimensiones de la calidad educativa, pero es necesario que la evaluación sea lo más representativa posible.

Para Manzi es necesario “poner el mismo empeño que estamos poniendo en las mediciones, en el apoyo profesional de docentes y directores”. Por su parte Eyzaguirre relevó la necesidad de “focalizarse en los directores y su equipo técnico y pedagógico, una tarea que podemos abordar, daría mucho énfasis en la parte de liderazgo”.

En tanto, Beatrice Ávalo coincidió en que “uno de los elementos claves en la calidad de la educación son los profesores y un sistema que apoye su desarrollo”. Su postura es revisar la cantidad de evaluaciones, debido a “la presencia abrumadora del Simce en la trayectoria escolar” y a los problemas que se generan “cuando la evaluación se convierte en el norte de la educación”.

En cuanto al uso de las evaluaciones para la clasificación de escuelas, los expertos no llegaron a consenso, mientras Ávalo señaló que no debiese haber clasificación porque aumentaría la discriminación social, Eyzaguirre planteó que la ordenación “viene a sofisticar y a mejorar el sistema de clasificación para ser más justo con las escuelas”.

Puedes revisar las presentaciones y el video del seminario aquí.

 

Suscríbete si quieres recibir información de nuestras publicaciones y actividades, ingresa tus datos:

Revisa nuestros canales