Bonifacio Fernández recibe Premio Abdón Cifuentes por su aporte al desarrollo del país

27 de junio, 2014

Profesor de la Facultad de Ingeniería desde hace 40 años, su trabajo en gestión de aguas lluvias, obras de infraestructura hidráulica y sequía ha tenido un impacto a nivel nacional. |

“Es posible vincular lo que uno hace en la academia desde el punto de vista de la docencia, la investigación y el servicio exterior en una línea de trabajo que permita que todo se potencie”, asegura Bonifacio Fernández. Esa convicción reflejada en sus casi 41 años de trabajo lo hizo merecedor del premio Abdón Cifuentes 2014.

Fue el rector Ignacio Sánchez quien lo llamó para contarle que era el ganador de este premio que se instauró el año pasado para reconocer a aquel académico que ha logrado un impacto positivo en la sociedad a través de su aporte desde la academia a las políticas públicas en el país y que se le entregó en el marco de la celebración del Sagrado Corazón.

Bonifacio Fernández, ingeniero civil UC, máster y Ph.D de Colorado State University es académico desde el año 1973 y desde 1991 es profesor titular de Ingeniería Hidráulica. Su llegada a esta disciplina se dio de forma natural, el agua siempre le pareció un elemento muy atractivo y en su casa estaba acostumbrado a fabricar cosas junto a su papá que era mecánico.

“La ingeniería tiene que pasar de la parte científica a la parte más aplicada, entrenar y educar a ingenieros para que participen en el desarrollo de obras”, explica sobre su visión como profesor.

Su aporte a las políticas públicas

Uno de los cursos que ha dictado y que destaca es el de hidráulica urbana: “Tiene que ver con cuál es la infraestructura necesaria que hay que desarrollar desde el punto de vista de la ingeniería para que en las ciudades haya agua, se retire el alcantarillado, qué pasa con las aguas lluvias, etcétera. Ese curso tiene que estar vinculado con qué es lo que se hace afuera, así que no es tan cierto que uno en la academia se queda en la pura parte científica”, enfatiza.

Fue en 1996 cuando se contactó con el Ministerio de Vivienda y generaron de forma conjunta una guía de diseño de drenaje urbano de técnicas nuevas para todos quienes participan en la gestión del drenaje urbano. Este trabajo ha sido usado por organismos estatales y consultores para generar obras de infraestructura sustentables que aprovechan las aguas lluvias y luego sirvió como insumo para la Ley de Aguas Lluvias de 1997.

“Tuvo un impacto mucho más allá y más amplio que la ingeniería misma”, explica Fernández sobre esta guía que contó con el apoyo de arquitectos y urbanizadores: “Era una nueva forma de ver cómo el agua en las ciudades podía contribuir no solamente a que había que evacuarla, sino que el agua es un recurso urbano que se puede aprovechar de otra forma”.

Recientemente, junto al Ministerio de Obras Públicas actualizó y amplió este trabajo. Fue director de proyecto del manual que servirá como guía para el diseño, construcción y operación de todo tipo de obras de drenaje urbano a lo largo de Chile. De forma paralela ha desarrollado proyectos Fondecyt y Fondef que lo llevaron, por ejemplo, a  crear hormigones permeables que evitan la acumulación de aguas cuando llueve.

Su investigación en hidrología estocástica también ha tenido impacto a nivel nacional: junto  con la Dirección General de Aguas participó en la modificación del decreto para declarar sequías en Chile, instancia en la que aprovechó las herramientas que usaban en su curso y los resultados de sus estudios para aplicarlo en esta política pública que establece protocolos y procedimientos para enfrentar las sequías.

En sus cuatro décadas como docente de pregrado y postgrado Bonifacio Fernández ha contribuido a la formación de cientos de ingenieros civiles y ha supervisado la formación de veinte Magíster en Ciencias y cuatro doctores en la universidad, siempre vinculando el aprendizaje con los problemas reales del país, inculcando a sus alumnos que las soluciones a situaciones complejas “requieren una mirada mucho más amplia y estar atento a cuál es la mirada que tienen otras disciplinas sobre el mismo problema”.

El profesor Fernández ha participado como jefe de proyecto y consultor en innumerables proyectos de ingeniería hidráulica en Chile y el extranjero, tanto para empresas públicas, como privadas en los sectores de energía, riego, agua potable, recursos hídricos y minería. Muchas de estas obras se modelan en el laboratorio de hidráulica en San Joaquín –su primer trabajo en la universidad– donde hasta hoy trabaja con los estudiantes.

“No es necesario ser ministro de obras públicas para participar en políticas públicas, se puede hacer perfectamente desde la academia si es que uno se preocupa de tener una voz y una opinión y trata de colaborar en aquellas cosas en las cuales uno cree que tiene algo que decir”, asegura el profesor Fernández.

A continuación puedes ver un breve video sobre Bonifacio Fernández:

 

Suscríbete si quieres recibir información de nuestras publicaciones y actividades, ingresa tus datos:

Revisa nuestros canales