Lucía Santa Cruz expone las reflexiones de su libro “La igualdad liberal”

31 de mayo, 2018

En un almuerzo con el equipo del Centro de Políticas Públicas UC habló sobre la desigualdad, la meritocracia y la pobreza en nuestro país. |

La destacada historiadora Lucía Santa Cruz compartió un almuerzo con algunos integrantes del Centro de Políticas Públicas UC. En el encuentro, presentó algunas de las reflexiones del último libro que publicó “La igualdad liberal”, en el que analiza conceptos como la meritocracia, la desigualdad y la pobreza, y busca dilucidar el efecto que han tenido la economía de mercado, la modernización capitalista y el crecimiento económico.

Santa Cruz es Máster en Filosofía en Oxford, Bachelor of Arts de la Universidad de Londres y Doctor Honoris Causa en Ciencias Sociales en King’s College. Actualmente es Consejera de Libertad y Desarrollo, parte del directorio del Banco Santander, de la Fundación Adolfo Ibáñez y de varias otras instituciones, y anteriormente se desempeñó como Decana de la Facultad de Artes Liberales de la Universidad Adolfo Ibáñez.

Para Lucía Santa Cruz no se puede hacer un diagnóstico de la situación actual “sin tener presente el contexto histórico”. En su exposición se refirió al cambio debido al conocimiento científico, la revolución política, la revolución económica y la revolución industrial. Así se pasó a entender que “las retribuciones tienen que ser de acuerdo al mérito de cada cual, lo que se viene a llamar la meritocracia”, la que está “indisolublemente ligada a la movilidad social”.

“En los años setenta, el 45% vivía en la pobreza. La diferencia entre ricos y pobres era niños que podían morir y niños que sobrevivían”, remarcó. Si bien el coeficiente de Gini –que mide la desigualdad en ingresos– “no ha cambiado prácticamente nada”, señaló que “en todos los otros ámbitos la brecha entre ricos y pobres ha disminuido”, por ejemplo, la mortalidad infantil y los años de escolaridad.

Aseguró que la dimensión del consumo, “ha cambiado radicalmente” y que se debería considerar más allá de los ingresos. “Hoy día tenemos una sociedad, una ciudadanía empoderada, personas que subjetivamente se sienten iguales y con toda razón reclaman que sean iguales”, declaró.

“Los datos no permiten sostener que Chile está más desigual”, sostuvo. “El sentido de lo justo tiene que ver con que cada ser humano pueda desarrollar sus talentos, que hayan tenido las oportunidades para desarrollar lo propio”, y añadió: “El deseo de la igualdad es inherente en el ser humano”.

Además, relevó la vulnerabilidad de la clase media chilena: “Si pierde uno el empleo o si tiene cualquier traspié, tiene terror de volver a la pobreza”. ¿Hacia dónde se debería apuntar? “Lo que falta es crear más riqueza. Los pobres son pobres porque no se ha creado más riqueza para que no lo sean”.

Almuerzos Nutritivos 2018

Suscríbete si quieres recibir información de nuestras publicaciones y actividades, ingresa tus datos:

Revisa nuestros canales