Sección

Opinión

Medio

La Segunda

Columnista

Ignacio Irarrázaval

Leer artículo

Proteger a la clase media

28 de mayo, 2019

De acuerdo a un estudio del Banco Mundial (2013), durante la década pasada, Chile fue líder latinoamericano en movilidad intrageneracional y en la proporción de personas que accede a la clase media. La misma fuente señala que Chile, junto a Uruguay, son los países con el estrato medio de mayor tamaño relativo en la región. Utilizando una metodología similar, un reciente informe de LyD indica que para 2017 el 68% de la población chilena puede ser clasificada como perteneciente a dicho segmento, que ha crecido en 50% en los últimos diez años.

Sin embargo, no todo es color de rosa. Si bien las proyecciones del BM estiman un crecimiento de la clase media en Latinoamérica hacia el año 2030, existe una probabilidad no despreciable de que personas que han logrado ciertas condiciones de bienestar asociadas a este grupo, puedan perderlas en un periodo breve –cercano a cuatro años– por una situación de desempleo, enfermedad crónica, ser víctimas de un robo u otras que escapan de su control. Obviamente, el riesgo es mayor en la medida en que la persona está más cerca del umbral de la pobreza. En este sentido, el gobierno tiene mucha razón en el diseño de su iniciativa para proteger a la clase media, pues esta corresponde a una proporción mayoritaria de la población, que se ha esforzado por lograr ciertas condiciones, pero que no está exenta de riesgos socioeconómicos.

Tal como otros esfuerzos de gobiernos previos, la iniciativa se estructura en una estrategia de red, es decir, apuesta a organizar programas sociales preexistentes para hacerlos confluir en el apoyo de un segmento definido de personas que, en este caso, corresponde a quienes enfrenten alguna restricción en su capacidad de generación de ingresos. Adicionalmente, se incorporarán nuevos beneficios para este grupo objetivo, que hoy están en trámite legislativo como mejora en las pensiones (pilar solidario), seguro de salud ante eventos catastróficos y oportunidades de capacitación para desempleados, entre otros.

Clase Media Protegida trae dos novedades interesantes. Primero, amplía el foco de la política social a personas que, sin ser pobres, pueden enfrentar contingencias adversas en términos socioeconómicos. La segunda innovación es la creación de una plataforma interactiva que, en forma personalizada, permite a cada persona saber cuáles son sus potenciales beneficios en forma integrada y le facilita el proceso de acceso a estos.

¿Se puede proteger a la clase media? Claramente, Red Clase Media Protegida es una buena iniciativa para resguardar a la población que, más allá de su esfuerzo, puede enfrentar acontecimientos que deterioren su calidad de vida. Sin embargo, el propio Banco Mundial demuestra que al descomponer las causas del aumento de la clase media en Latinoamérica y Chile, es el crecimiento económico el que explica más fuertemente la expansión de esta, por sobre el efecto redistributivo. Por lo tanto, la mejor forma de potenciar el desarrollo de la clase media sigue siendo el tener tasas de crecimiento elevadas y sostenidas en el tiempo.

Suscríbete si quieres recibir información de nuestras publicaciones y actividades, ingresa tus datos:

Revisa nuestros canales